Reseña de la Semana de la Moda de París 2013

Por en fashion 01/30/13 4:10 PM

Durante la Semana de la Moda de París, el diseñador Jean Paul Gaultier llevó su creatividad a la India para progresar en sus corsés, sus metalizados y dar rienda suelta a la paleta de color.
Las faldas “gipsy” en “patchwork” con volantes, los cinturones anchos, los pantalones de cintura alta o los zapatos que no daban soporte a toda la planta del pie proporcionaron toques étnicos, retro y futuristas como muestra de la complejidad de la colección.
El oro, plata y cobre compartieron escenario con el mostaza, salmón, canela, chocolate, frambuesa, turquesa o zafiro.
El modisto libanés Elie Saab propuso una nueva oda a la naturaleza de los brocados y la pedrería con su colección primavera-verano.
Sus exquisitos diseños abarcaron desde el blanco roto, hasta el rojo pasión, pasando por el crema, el champán, el añil, el azul pálido y el negro.
Finos cinturones envolvieron las cinturas de largos vestidos delicadamente bordados con flores que, en ocasiones, adquirieron relieve imprimiendo personalidad a los diseños.
En su presentación, Giorgio Armani Privé optó por los motivos étnicos en una colección que apostó por los pantalones. Giorgio Armani Privé destacó en originalidad al defender unos estampados étnicos y geométricos, de colores cálidos, que se aposentaron sobre pantalones de un satén de consistencia similar al mikado, con el peso necesario para moldear la silueta.
Chanel explotó el imaginario del bosque misterioso para presentar unos diseños románticos de alta costura primavera-verano Karl Lagerfeld recreó una arboleda natural en el interior del Grand Palais de París, por donde desfilaron casi 70 diseños que se caracterizaron por los bordados florales y las botas de encaje.
En la paleta cromática, destacó el blanco fantasmagórico, el negro de la noche y el rojo de la sangre, que junto a un intenso maquillaje oscuro dio una apariencia gótica a la colección.
Christian Dior presentó una colección de Alta Costura, para la próxima primavera-verano, rica y variada.
Dior, bajo la batuta de su director artístico, Raf Simons, reconstruyó un jardín en una carpa en el interior de las Tullerías, por donde invitó a pasear a las modelos.
Las flores se incorporaron  a las prendas que circulan por este jardín de las estaciones del año, ya sea engarzadas en pedrería o cosidas.
La seda, la organza, el tul y el satín construyen faldas resplandecientes y holgadas, así como estructuradas partes de arriba en forma cuadrada.