Quinn: Prioridad, la reforma migratoria y el combate a la violencia

Por en Chicago 01/31/13 3:12pm

CHICAGO – Animado todavía por lo que considera es una ley histórica en Illinois, Pat Quinn, gobernador de Illinois, nos recibió en su oficina el 30 de enero para hablar de las licencias de conducir para indocumentados y las propuestas de reforma migratoria.

Quinn, quien el próximo año buscaría reelegirse y que confía en repetir lo hecho en las urnas en 2010, habló también sobre la violencia en Chicago, el control de armas, los matrimonios gay y la reforma al plan de pensiones.

La violencia y los tiroteos continúan. Enero no fue un buen mes para Chicago y tampoco para Illinois.
Debemos hacer algo al respecto. No podemos callar. La próxima semana voy a hablar al respecto en mi discurso sobre el estado del Estado. Debemos prohibir las armas de asalto. Son armas que, en particular, los pandilleros utilizan para matar gente. Debemos prohibir su venta en el estado y también la venta de los cargadores de alta capacidad. Debemos proteger a la gente y necesitamos una ley para hacer que la gente reporte las armas perdidas o robadas.

Pero el tamaño de los cargadores no necesariamente tiene que ver con la violencia, sino la gente que las obtiene y las usa.
Si no prohibimos los cargadores de alta capacidad y se le permite a alguien que dispare tantas balas en tan poco tiempo, eso conduce a un homicidio masivo. Eso no lo podemos permitir en Estados Unidos y ciertamente no en Illinois.

¿Posee un arma de fuego?
No, no la tengo.

¿Alguien en su familia?
No, nadie.

¿Estaría dispuesto a desarmar a su cuerpo de seguridad?
Mi cuerpo de seguridad hace lo que se supone debe hacer. Proporcionan seguridad a un funcionario electo que en ocasiones debe tomar decisiones que pueden ser controvertidas y eso podría desencadenar en amenazas a mi seguridad y mi vida. Cuando existe eso en la vida pública, debes tomar las medidas necesarias, ya seas el Presidente de EEUU o el gobernador de Illinois.

Esto pareciera ser una cuestión de sentido común, ¿qué se necesita para que el Congreso de Illinois actúe al respecto?
Se trata de formar una mayoría. Acabamos de firmar una ley en el estado para dar licencias a los indocumentados. Pero para eso necesitamos tiempo y organizar a la gente. Y es lo mismo que necesitamos con la seguridad con las armas y la seguridad pública. Necesitamos sumar votos a favor de la seguridad. Conozco a gente que está en mi comité antiviolencia que han perdido familiares por la violencia de las armas y debemos ser absolutamente claros en que la gente del estado estará protegida de las armas de asalto.

Fue una semana interesante para la comunidad inmigrante. Las licencias para indocumentados y dos propuestas de reforma migratoria, ¿cuál propuesta le parece mejor?
La que firmé el domingo (la ley de licencias) es un buen comienzo. Es un modelo para todo el país. Sin embargo, debemos trabajar juntos. Lo de Illinois es un modelo de trabajo bipartidista, junto con el Congreso y el gobernador. Lo mismo debe ocurrir a nivel federal.

¿Le parece justo el plan de reforma de Obama?
Es un muy buen comienzo. El presidente Obama entiende esto como una misión en la vida para otorgar un estatus legal a quienes viven aquí. Y como él dijo, esto no es solamente sobre política, esto tiene que ver con la gente. Todo el debate en torno a este tema debe enfocarse en las familias. Somos familia en Illinois y somos familia en EEUU. Debemos tratar a nuestra familia de manera apropiada.

¿Hay algo que su gobierno o la Policía estatal puedan hacer para evitar que más gente sea deportada?
Hace dos años, cuando el gobierno federal nos indicó que implementarían el programa Comunidades Seguras, resultó que no era para nada lo que dijeron que iba a ser y además se extralimitaba. En cuanto nos dimos cuenta de eso le dijimos al gobierno federal que el programa dividía a las familias por ofensas menores y que en realidad no perseguía a criminales, que era un mecanismo para deportar a la gente. Entonces decidimos no implementarlo. Fui el primer gobernador del país en hacerlo y otros gobernadores (Massachusetts, California y Nueva York, dijo) hicieron lo mismo.

¿Se necesita una moratoria en las deportaciones?
Lo que necesitamos es la reforma migratoria lo más pronto posible y debe ser ahora. El presidente lo dijo en su discurso. Es gente que ha esperado por mucho tiempo. Es una ley que podemos aprobar ahora, rápido y darle a la gente una vía a la ciudadanía.

Pero esto va a tomar al menos unos meses.
Esperemos que ocurra pronto. Lo que hizo el presidente el otoño pasado cuando abrió la puerta a los ‘dreamers’ (con la acción diferida) para que puedan permanecer en el país, es un buen comienzo.

¿Por qué lo de las licencias para los indocumentados tomó tanto tiempo?
Fue un camino largo. Fueron 14 años. Durante un tiempo se avanzó, después se detuvo y volvió al debate, y esa es parte de la lección: Hay que ser persistentes, nunca rendirse. Fue el momento adecuado y pudimos reunir los votos. Debemos seguir trabajando para obtener un buen resultado.

El argumento principal fue la seguridad en las carreteras, pero eso no cambió durante años y no se hizo nada.
Algunos de los más grandes movimientos en la historia del país tomaron tiempo para llegar a cierto nivel y luego tuvieron un auge para llegar a la meta. Eso es lo que ocurrió el domingo. Esta fue una victoria de mucha gente que trabajó unida. Y podemos hacer más, de eso se trata la reforma migratoria.

Se reelige el próximo año. ¿Lo de las licencias para indocumentados le beneficia?
Hice campaña a favor de esto. Lo hice en 2010. He dejado mis posiciones claras en el pasado, lo hago ahora y lo haré mañana. Queremos hacer de Illinois una de las comunidades más amigables para los inmigrantes en el país. Sabemos de la visión, energía, entusiasmo, diligencia y trabajo duro de quienes vienen a nuestro estado. Quieren establecer sus negocios y queremos asegurarnos que toda esa energía se canaliza para el bien común.

Public Policy Polling lo ubica como uno de los gobernadores menos populares del país y el nivel de aprobación a su trabajo es de sólo 25%, ¿qué opina de eso?
Quiero ser el gobernador más honesto de EEUU. Eso es lo que me inspira a diario. No olvidemos lo que heredamos en Illinois. Tenemos dos ex gobernadores que fueron a prisión. Mi trabajo es asegurarme de que el estado va en el camino correcto y eso significa honestidad e integridad en todo momento. Eso hace a algunos infelices, quieren hacerlo como se hacía antes. He tomado decisiones sobre el presupuesto o terminar con la pena de muerte y a algunos no les gustó lo que decidí. Debes seguir lo que te dice la conciencia y tenemos un gobernador que así lo hace. Tuvimos a dos gobernadores anteriores a mí que no lo hicieron.

¿Cuenta con el apoyo de su partido?
Las elecciones en 2010, primarias y generales, fueron difíciles. The New York Times publicó un artículo en el que decía que sólo tenía entre 8 y 9 por ciento de probabilidades de ganar, pero gané con trabajo duro y gente común que se unieron a una buena causa. En este momento en lo que nos debemos enfocar es en la reforma migratoria y eso es lo que los gobernadores deberían hacer. No puedes estar en política todo el tiempo. Tu trabajo como gobernador es enderezar lo que está mal y asegurarte de hacer las cosas bien.

¿Es posible aprobar los matrimonios gay en Illinois?
Creo que vamos a aprobar una ley al respecto este año. Hace dos años firmé una ley para establecer las uniones civiles y ha funcionado bien, no hay quejas. Ahora debemos avanzar a lo que se llamaría “igualdad en el matrimonio”. Es una propuesta y la voy a firmar en cuanto la tenga en mi escritorio y tengo planes en trabajar al respecto.

El catolicismo reconoce el matrimonio sólo como la unión entre un hombre y una mujer. Usted es católico pero apoya los matrimonios gay, ¿cómo reconciliar ambas posturas?
Lo dije antes, debes hacer caso a tu conciencia. Ese es el principio de la religión católica y de toda religión. Debes seguir lo que es correcto de acuerdo a tu conciencia. Creo que la “igualdad en el matrimonio” es lo correcto y lo vamos a conseguir.

Pro Life Initiative pidió al cardenal Francis George que le excomulgara, ¿qué opina de eso?
No creo que la religión debería ser utilizada como un arma. He asistido a diferentes iglesias y la gente en el púlpito y la congregación me ha tratado bien y tengo su apoyo.

¿Tiene familiares o amigos gay?
La verdad no sé. Creo que la respuesta es sí, pero voy a dejar que hablen por sí mismos.

¿Y sobre las pensiones en Illinois?
Es un problema enorme si no lo atendemos. Debemos unir a todos en la Legislatura y deben votar al respecto. Hay una propuesta, la S-1, para reformar las pensiones y está patrocinada por John Cullerton (presidente del Senado). Confío en su trabajo y creo que se aprobará.

Existe la percepción de que los funcionarios no hacen su trabajo correctamente.
Trabajas a diario y duro todo el año. Busco sumar gente a esta misión para lograr las reformas, sobre todo porque heredamos un terrible desorden. La economía era un desastre, las finanzas del estado también y las leyes de ética en Illinois estaban mal, recordemos que dos gobernadores fueron a prisión. Hemos mejorado muchas cosas pero aún hay mucho por hacer.

¿Cree que George Ryan pagó un precio muy alto con su sentencia?
El jurado decidió que era culpable y el juez lo sentenció. Ya cumplió y vuelve a casa. El capítulo trágico de seis niños de una familia que murieron en un accidente de tránsito en la carretera 294 cuando viajaban de Chicago a Milwaukee. Eso fue un asunto muy serio. George Ryan deberá cargar con eso en la conciencia y lidiar con ello el resto de sus días. En términos de cumplir con la sociedad, ya cumplió y la vida continúa.

Si desea ver una versión completa y ´por temas de esta entrevista, haga click en este enlace.