El papa Benedicto XVI renuncia al Pontificado

Por en EEUU 02/11/13 6:58am
El papa Benedicto XVI anunció que deja el Pontificado a finales de febrero. VINCENZO PINTO | GETTY

CHICAGO – Arturo Sánchez salía el lunes de la misa de 8 am en la catedral Holy Name de Chicago y se mostró sorprendido a la noticia de que el papa Benedicto XVI dejaría el Pontificado a finales del 28 de febrero.

A Sánchez, quien dice ha sido católico toda su vida, no le convenció la renuncia del Papa y opinó que debió haber continuado.

“Debió continuar hasta el final de su Pontificado porque debe ser así en respeto a la tradición papal. Debió seguir en el camino de la fe”, dijo Sánchez.

Por otra parte, el cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, declaró que el papa “ha mostrado gran valor al decidir, tras orar y buscar espiritualmente, renunciar a la oficina al final del mes”.

A George también le tomó por sorpresa la noticia, ya que regresó recientemente del Vaticano en donde tuvo varias reuniones la semana pasada y no se le avisó sobre la renuncia, según la estación CBS Chicago.

El Papa anunció el lunes que deja el Pontificado, en una decisión sin precedentes en la historia reciente del Vaticano.
El alemán Joseph Ratzinger, de 85 años, había sido elegido Papa el 19 de abril de 2005 en el primer Cónclave del siglo XXI, tras la muerte de Juan Pablo II, según la agencia de noticias EFE.

Benedicto XVI es el pontífice 265 de la Iglesia Católica, obispo de Roma y séptimo Jefe del Estado Vaticano.
Nacido en Marktl am Inn, Alemania, el 16 de abril de 1927, Ratzinger participó en la II Guerra Mundial, en los servicios antiaéreos alemanes.

Posteriormente, estudió en la Escuela Superior de Filosofía de Freising y se doctoró en teología por la Universidad de Munich.

El 29 de junio de 1951 fue ordenado sacerdote y optó por la labor docente. Fue profesor de Teología y de Dogmática e Historia del Dogma en diversas universidades alemanas.

Intervino como consultor del arzobispo de Colonia en el Concilio Vaticano II y en marzo de 1977, fue designado arzobispo de Munich y Freising.

Ese año, se convirtió en cardenal y en 1981 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio). En ese puesto fue confirmado en 1996 por tiempo indefinido, de acuerdo con EFE.

Responsable de las medidas disciplinarias adoptadas por el Vaticano contra los teólogos de la liberación, Ratzinger fue nombrado en 2002 Decano del Colegio de Cardenales, y como tal, fue el “primus inter pares” entre los purpurados.

Le correspondió oficiar la misa de funeral por Juan Pablo II fallecido el 2 de abril de 2005 y la misa “pro eligendo pontífice”, previa al cónclave por él convocado para elegir al sucesor del Papa.

El 19 de abril de 2005, Ratzinger fue elegido papa en el segundo día de cónclave y al cuarto escrutinio.
Para su Pontificado eligió el nombre de Benedicto XVI y se convirtió en el Papa 265 de la historia de la Iglesia y el sexto alemán desde Víctor II (1055-1057).

Su primer viaje oficial fuera de Italia lo realizó en agosto de 2005 a Alemania, su país natal, donde visitó la sinagoga de Colonia, la segunda vez que un papa pisaba un templo judío desde que Juan Pablo II entró en el de Roma en 1986 y la primera de un pontífice al país del Holocausto.

En sus años de pontificado ha visitado una veintena de países, entre ellos España, donde viajó en tres ocasiones, 2006, 2010 y 2011, y México, que visitó en marzo de 2012.

En México, visitó Guanajuato y León. En Guanajuato ofició una misa, en donde participaron unas 600,000 personas. Posteriormente, el papa viajó a Cuba.

Benedicto XVI viajó a Estados Unidos en abril de 2008 y visitó Washington y Nueva York, y pronunció un discurso en la ONU.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, indicó que la decisión del papa tomó a todos por sorpresa, y agregó que éste aprovechó que el lunes se reunía con los cardenales presentes para aprobar varias fechas de canonizaciones para anunciar su decisión.

Lombardi indicó que espera el cónclave de cardenales, que todavía no ha sido convocado, elija al sucesor en marzo.

Por otro lado, Sánchez opinó que mientras el nuevo Papa “sea un buen ejemplo para los católicos, un buen pastor para la Iglesia, y que sea un buen seguidor de Jesús, no importa de dónde sea (si es latino o no)”.

Con servicios AGENCIA EFE