Miles de firmas contra la violencia en Chicago

La banda de música de la escuela King College Prep toca mientras una carroza transporta el cuerpo de Hadiya Pendleton al cementerio Cedar Park, en Riverside. CHRIS SWEDA | CHICAGO TRIBUNE

CHICAGO – Justo el domingo, el día en que la Casa Blanca anunció la visita del presidente Barack Obama a Chicago para hablar sobre la violencia, familiares de un joven asesinado y una organización reunieron miles de firmas para que el presidente hable contra la violencia.

Según un comunicado de la Casa Blanca, el presidente Obama estará en Chicago el viernes 15 de febrero como parte de una gira en tres ciudades.

El presidente visitará, además de Chicago, Asheville, Carolina del Norte, y Atlanta, Georgia, en donde abordará propuestas en torno a su discurso del Estado de la Nación, según el comunicado.

En Chicago, el presidente seguirá la visita de su esposa Michelle Obama, quien  asistió el sábado pasado al funeral de Hadiya, muerta a tiros en el parque Vivian Gordon Harsh del sur de Chicago a finales de enero, y a una milla del domicilio del presidente.

El homicidio de Hadiya, de 15 años, fue noticia nacional luego de que participó en los eventos de juramentación de Obama una semana antes.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo al diario Chicago Tribune que durante el viaje a Chicago el presidente “también hablará sobre la violencia de las armas que ha afectado trágicamente a demasiadas familias en comunidades a través de la Chicago y de la nación”.

Al presentar la petición, Aisha Truss-Miller, prima de Leonard Truss, quien fuera asesinado a días de que cumpliera 18 años con un rifle automático AR-15 a cuadras de donde Hadiya Pendleton fue abatida, señaló que se unió a la organización Black Youth Project (BYP) para pedir al presidente que “hable honestamente sobre las raíces de la violencia con armas en las comunidades afroamericanas y latinas”.

“Ese discurso debe ser sustancioso, que incluya detalles de políticas y programas que su administración va a iniciar para salvar vidas y mejorar el futuro de nuestros jóvenes”, según la petición.

El reverendo Michael Pfleger, párroco de la Iglesia Católica St. Sabina, dijo al Tribune que estaba agradecido que el presidente se enfocara en el tema.

“Qué mejor lugar para tratar el tema que su casa y en una ciudad que se ha convertido, encarémoslo, en el modelo de la violencia armada”, dijo Pfleger.

Al tiempo que se anunció la visita del presidente, la Policía de Chicago señaló que cuestionaba a dos personas de interés por el asesinato de la estudiante de la escuela secundaria King College Prep.

Las “personas de interés” son un hombre 18 años y otro de 20, quienes fueron detenidos cerca de 67th St. y Chicago Ave., en las primeras horas del domingo luego que detectives investigaban un área del parque donde Hadiya fue baleada.
Hasta el lunes por la mañana no se les había presentado cargos.

El asesinato de Hadiya marcó a enero como uno de los meses más mortales en una década en Chicago con 42 asesinatos y a semanas que culminara 2012 con más de 500 homicidios, una cifra que no se había reportado desde 2008.

También para lidiar con el tema de la violencia, el representante federal Luis Gutiérrez se reunió el lunes con familiares de la víctima de la violencia y religiosos en la Capilla del Barrio en Humboldt Park.

“Sigo preocupado por el predominio de las armas y las muertes ilógicas que sufre nuestra comunidad semana tras semana. Creo que es importante además de mejorar la revisión de los antecedentes de quienes compran armas y se restituya la prohibición de las armas de asalto, se deben discutir nacionalmente soluciones a la epidemia de la violencia armada”, declaró Gutiérrez.

El mismo lunes, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel; la fiscal del Condado de Cook, Anita Alvarez; y el jefe de Policía de Chicago, Garry McCarthy, presentaron una propuesta de ley que castiga más duro a quienes cometan delitos con armas de fuego.

La ley haría que quienes sean sentenciados por cometer un crimen con un arma cumplan al menos el 85 por ciento de su sentencia.

“Los criminales siguen escapando con sentencias menores por posesión y uso de armas y estas sentencias cortas no reflejan la severidad de sus crímenes no por el daño que causan a nuestras comunidades”, declaró Emanuel.

Por otro lado, la visita del presidente ocurre mientras que a nivel nacional se da un debate por el control de las armas de asalto tras la masacre de 20 niños y seis adultos en Newtown, Connecticut, y matanzas en otros poblados en Estados Unidos.

Por otro lado, las autoridades siguen ofreciendo una recompensa de $40,000 para quien de informes que conduzcan a la detención y convicción del asesino o asesinos de Hadiya.

Si tiene informes sobre el caso, llame a la Policía de Chicago al (312) 747-8380.


El autor

Jaime Reyes es Reporter, Writer Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.