El rol de un cardenal tras la renuncia de Benedicto XVI

Por en Chicago 02/12/13 2:59pm
El cardenal Francis George, izq., junto al papa Benedicto XVI, der., en una ceremonia en El Vaticano. FRANCO ORIGLIA | GETTY

El arzobispo de Chicago, el cardenal Francis George, recién regresó del Vaticano en donde participó en algunas reuniones cuando el papa Benedicto XVI anunció su renuncia.

George, quien el mismo está a punto de retirarse, viajará de regreso al Vaticano para ser parte del cónclave que elegirá al nuevo papa, luego que Benedicto deje el pontificado el 28 de febrero.

El cardenal de Chicago, según el diario Chicago Tribune, ha tenido un fuerte rol al tratar de llegar a las nuevas generaciones y al mismo tiempo preservar la identidad católica en un mundo cada vez más secularizado, y se espera que como encargado principal del Colegio de Cardenales, que inste a los cardenales a elegir un pontífice que haga lo mismo.

El punto de vista conservador de George, quien ha luchado contra el cáncer, ha sido criticado por algunas acciones y declaraciones que ha tomado o hecho.

El cardenal criticó la política de salud del presidente Barack Obama que incluía pagar los anticonceptivos  de trabajadores.

George pidió a la Santa Sede que no le entregara un reconocimiento al gobernador de Illinois, Pat Quinn, por su apoyo a las uniones gay, la legalización del aborto y su rechazo a renovar los contratos a Caridades Católicas porque la agencia no daba licencias a parejas del mismo sexo para ser padres de crianza.

El cardenal inclusive comparó al movimiento gay con el KKK por la ruta y horario del desfile gay en Chicago.

Con relación a la sucesión de Benedicto XVI, George dijo que se prepara para viajar a su segunda cónclave de cardenales con una serie de prioridades y una estrategia para seleccionar al nuevo papa.

Debido al extenso pontificado de 27 años del papa Juan Pablo II, la mayoría de los cardenales se vieron ante una difícil situación para elegir a su sucesor en 2005.

El próximo cónclave empezará unos 15 o 20 días después que la renuncia de Benedicto XVI sea efectiva. En ese momento, el Colegio de Cardenales gobernará la iglesia católica.

George dijo al Tribune, que intentará ser más sabio y hacer mejores preguntas para ir más allá de las impresiones y ver lo que los cardenales realmente piensan sobre los cardenales y candidatos al papado.