Obama apura al Congreso para que apruebe una ley de reforma migratoria

Barack Obama, presiente de EEUU, esta noche en el Capitolio. MANDEL NGAN | GETTY

WASHINGTON - El presidente Barack Obama apuró este martes al Congreso al instarlo a aprobar una ley de reforma migratoria en “los próximos meses”, que incluya una vía hacia la ciudadanía para los once millones de indocumentados en Estados Unidos, en su discurso del estado de la Unión.

“¡Acabémoslo de hacer! Envíenme un proyecto de ley de reforma migratoria integral en los próximos meses y lo voy a promulgar de inmediato”, dijo Obama en su mensaje anual sobre el estado de la Unión ante el Congreso estadounidense.

“Sabemos lo que hay que hacer. En este mismísimo momento, grupos bipartidistas en ambas cámaras están trabajando diligentemente para redactar un proyecto de ley. Celebro estas gestiones”, señaló el mandatario, quien ha hecho de la reforma una de las prioridades de su recién iniciado segundo mandato.

El clima para una reforma migratoria se volvió más propicio luego de las elecciones de noviembre cuando fue reelecto Obama, quien recibió el 71% del voto de los hispanos, primera minoría del país, que salieron a votar en cifras inéditas.

Líderes republicanos, que por años mostraron una oposición férrea, han comenzado a mostrar tibieza ante la posibilidad de la reforma.

Un grupo bipartidista de senadores alcanzó en enero un acuerdo de principios para avanzar hacia una reforma migratoria, mientras que legisladores en la Cámara de Representantes, dominada por la oposición republicana, trabajan en un proyecto de reforma.

La reforma debe incluir mayor seguridad en la frontera y una vía hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, la mayor parte de ellos latinoamericanos, bajo ciertas condiciones, como que no tengan antecedentes criminales, que estudien inglés y paguen impuestos, dijo Obama.

El “talento” de los inmigrantes ayudará a la economía del país, señaló Obama, quien ya había dado un discurso íntegramente dedicado al tema el 29 de enero en Las Vegas, Nevada (oeste).

Como una señal, durante el mensaje de esta martes, en la primera fila del palco de la primera dama Michelle Obama en el Congreso, estuvo sentado el joven mexicano indocumentado Alan Alemán, que se benefició de una medida del gobierno para diferir su deportación y asistir a la universidad.

El encargado de la respuesta republicana al mensaje del estado de la Unión, el senador de origen hispano, Marco Rubio, coincidió con Obama en que un sistema migratorio renovado puede colaborar en el crecimiento de la economía.

Pero este personaje clave, miembro de la ley bipartidista del Senado que trabaja en la reforma, dijo que para incluir una vía hacia la ciudadanía de los indocumentados “primero tenemos que cumplir con las promesas del pasado, asegurar nuestras fronteras y aplicar nuestras leyes”.

Inmigrantes y organizaciones civiles, activados para defender una reforma que ha fracasado en el Congreso en el pasado, realizaron concentraciones en varias ciudades para seguir todos los detalles del discurso.

Sus primeras reacciones al discurso de Obama fueron positivas.

“El mensaje de esta noche es una señal de lo importante que se ha vuelto el tema de la reforma migratoria”, dijo en un comunicado la Coalición de Derechos Humanos de Los Ángeles (CHIRLA), al señalar no obstante que las palabras de Rubio auguran una dura pelea para lograr una ley bipartidista.


El autor

AFP es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.