Correa se proclama triunfador para un segundo mandato en Ecuador

El presidente ecuatoriano Rafael Correa al emitir su voto esta mañana en Quito. RODRIGO BUENDIA | GETTY

QUITO - El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue reelegido este domingo para un segundo mandato de cuatro años, con una victoria arrasadora que proclamó ante miles de partidarios frente a la casa de gobierno en Quito.

“Esta revolución no la para nadie, estamos haciendo historia. Estamos construyendo la patria chica y la patria grande. Gracias por esta confianza, nunca les fallaremos, esta victoria es de ustedes”, señaló Correa luego de que tres encuestas a boca de urna lo dieran ganador en primera vuelta con alrededor del 60% de los votos.

Levantando los brazos en señal de triunfo, el mandatario compareció ante partidarios que colmaron la Plaza de la Independencia junto con su candidato a la vicepresidencia, Jorge Glass, hasta hace poco ministro de Sectores Estratégicos.

“Voté por el presidente porque los demás solo ofrecen cosas al paso y después no cumplen”, dijo a la AFP Mariano Chicaiza en el poblado indígena de Cangahua (norte).

Los sondeos a boca de urna de firmas privadas le dan a Correa entre 58,8% y 61,5% de los votos, lo que de confirmarse asegura su reelección en primera vuelta. La posesión está prevista para el 25 de mayo.

Para evitar un balotaje el mandatario requería del 50% más uno de los sufragios válidos (sin blancos ni nulos) o un 40% de éstos y una diferencia de al menos 10 puntos sobre el segundo.

El gobernante, electo en 2007, fue confirmado como presidente en 2009 en comicios anticipados tras la promulgación de una nueva Constitución, como hiciera previamente su aliado el líder venezolano Hugo Chávez.

En segunda posición, con alrededor del 20% de los votos según los sondeos de boca de urna, quedó Guillermo Lasso, un banquero de 57 años, que había manifestado al votar en Guayaquil (suroeste) que mantenía fe en que obtendría un buen resultado.

“Esperaremos los resultados oficiales”, escribió en Twitter César Monge, presidente de CREO, el movimiento de derecha de Lasso.

En un primer balance, los observadores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) dieron “un parte de normalidad”, aunque con algunos retrasos en la instalación de puestos de votación.

Correa, un economista de 49 años, prometió radicalizar su proyecto de izquierda, que califica como revolución ciudadana.

Los ecuatorianos también eligieron a sus representantes al Congreso, pero las encuestas a boca de urna solo fueron autorizados para las presidenciales. Según una encuesta de la firma CMS difundida la noche del sábado, Correa obtendría con su movimiento Alianza País (AP) una mayoría absoluta con entre 60% y 65% de los escaños.

Actualmente AP tiene el principal bloque, pero no alcanza a ser mayoría absoluta, por lo que Correa se planteó como objetivo consolidar su fuerza en el Legislativo para sacar adelante proyectos pendientes y otros con los que este crítico del neoliberalismo dice que hará “irreversible” su revolución ciudadana.

De hecho, durante la campaña advirtió que no descartaba un adelanto de elecciones generales, como prevé la Carta Magna, en caso de un bloqueo parlamentario de la oposición.

La falta de una mayoría legislativa no le ha permitido al gobierno ver aprobadas normas como la ley de comunicación, que plantea un nuevo reparto de frecuencias de radio y televisión y más regulaciones.

Esa ley es impulsada por el oficialismo en el marco de una pugna que Correa mantiene con un sector de la prensa privada, por lo que fue acusado por ONGs internacionales de atentar contra la libertad de expresión.

En contrapartida, en agosto el mandatario le concedió asilo al fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, quien está alojado desde junio en la embajada de Quito en Londres para evitar una posible extradición a Estados Unidos, donde se le indaga por presunto espionaje tras haber filtrado información secreta.

Correa también se propone desarrollar la minería a gran escala, una cuestión que se vislumbra conflictiva por el rechazo de sectores indígenas.

El jefe de Estado anticipó que si es reelecto este será su último mandato.

Correa es el presidente ecuatoriano que más ha durado en el cargo desde 1996. Entre ese año y 2007, Ecuador -de 15,5 millones de habitantes- tuvo ocho presidentes (tres de ellos derrocados).

Su gran aceptación es el resultado de la estabilidad política y económica, así como de los proyectos sociales y de infraestructura que ha desarrollado con los fondos del petróleo.

axm/sp/nn/rn

En

Mundo, Noticias

Temas en este artículo

Ecuador, elecciones, Rafael Correa, reelección

El autor

AFP es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.