Jesse Jackson Jr y su esposa se declararon culpables

Por en EEUU 02/20/13 10:43am
El ex representante federal Jesse Jackson Jr, entrando a la corte federal, este miércoles 20 de febrero. GETTY

Gastar fondos de campaña para financiar una vida de lujo podría llevar a Jesse Jackson Jr., ex representante federal, y a su esposa Sandi a la cárcel.
Los Jackson se declararon culpables de conspirar para desviar unos $750,000 en fondos de campaña para su uso personal.
El miércoles por la mañana el ex congresista se declaró culpable en una corte federal en Washington D.C., cerca de la Cámara de Representantes donde sirvió. Horas después, su esposa se declaró culpable de fraude fiscal, vinculado a las alegaciones que ambos gastaron ese dinero, y que para encubrirlo Sandi presentó declaraciones fiscales fraudulentas.
Jackson Jr. no sería elegible para la libertad condicional, según el acuerdo al que llegó con la fiscalía.
Durante su comparecencia, Jackson Jr. le dijo a Robert L. Wilkins, juez federal, que a pesar que había tomado una cerveza la noche anterior, estaba lúcido y que no había estado en tratamiento por abuso de alcohol o drogas. Aclaró que nunca había estado más lúcido en su vida, y que había leído los documentos y entendido las consecuencias de sus acciones.
Reconoció que hizo uso indebido del dinero y dijo que la acusación del gobierno era precisa y que no tenía “ningún interés en desperdiciar ni el tiempo ni el dinero de los contribuyentes”.
Wilkins fijó la fecha de la sentencia al ex congresista para el 28 de junio a las 2 pm; en tanto, Jackson Jr. gozará de libertad, aunque deberá entregar su pasaporte y limitarse a permanecer en el área de Washington D.C. o Chicago.
Tras comparecer, Jackson Jr. envió, a través de la prensa, un mensaje a sus constituyentes en Chicago. “Díganles que lo siento, los defraudé, ¿ok?”, dijo.
Más tarde, en la comparecencia de su esposa, cuando Wilkins le preguntó a Sandi cómo se declaraba, ella respondió simplemente “culpable”.
Su esposo estuvo presente en la audiencia, sentado en el mismo lugar que ella ocupó en la audiencia de él por la mañana.
Sandi Jackson será sentenciada el 1 de julio. Su equipo de defensa y la fiscalía discreparon con la sentencia que podría aplicarse a su caso, Wilkins dijo que de acuerdo con las directrices federales de condena, podría alcanzar entre uno y dos años de cárcel.
La ex concejal salió llorando de la corte tomada de la mano de su esposo.
En una conferencia de prensa después de la audiencia de Jackson Jr., su abogado Reid Weingarten dijo que los problemas de salud de Jackson contribuyeron a sus crímenes.
“Tiene graves problemas de salud”, dijo el abogado. “Esos problemas están relacionados directamente con su situación actual. No es una excusa, es sólo un hecho”, añadió Weingarten.
En agosto pasado se informó que el ex congresista estaba bajo tratamiento luchando contra la depresión bipolar II.
Los gastos en los que incurrió la pareja se incluye fuertes cantidades para adquirir aparatos tecnológicos, objetos de colección, ropa, alimentos e insumos para consumo diario, entradas al cine, cuotas a clubes deportivos, viajes y comidas personales.
Con los fondos de campaña la pareja pagó $4,000 a un crucero, $243 a la tienda Build-a-Bear; registros del almacén de electrónicos Best Buy revelan que compraron varios televisores de pantalla plana y múltiples reproductores Blu-Ray DVD para su casa en Washington.
Los fiscales dijeron que unos $60,000 se gastaron en restaurantes y clubes nocturnos; $31,700 en boletos de avión para viajes personales, $16,000 en clubes deportivos; $17,000 en tiendas de tabaco, $5,800 en alcohol; $14,500 en tintorería, $8,000 en supermercados y $6,000 en farmacias.
Una de las compras más exóticas y con lo que se inició una investigación del FBI, fue la adquisición de dos cabezas de alce a un costo de $7,058, según los documentos judiciales.
Jackson Jr., de 47 años, renunció a su curul en el Congreso en noviembre luego de 17 años de servicio. Su esposa, de 49 años, hizo lo propio en el Concejo Municipal en enero, cargo al que fue elegida en 2007.
Ante sonados casos de corrupción y funcionarios electos de Illinois purgando condenas, Jesús García (D-7), comisionado del Condado de Cook consideró que las campañas electorales deberían de ser financiadas públicamente “para nivelar el terreno donde se juega a la política y forzar a cada candidato a trabajar, tener contacto con los electores y depender menos de los anuncios comprados (y recaudaciones).
“Ser servidor público trae una responsabilidad de vivir éticamente, lo que requiere sacrificio, reserva y siempre cuestionar si lo que uno quiere hacer es ético y ante la duda no hacerlo”, indicó García.