Racista quiso imponer su violencia, ya fue sentenciado

Por en Chicago 02/20/13 2:28pm
William White fue sentenciado por incitar hechos de violencia tras el proceso del supremacista blanco Matthew Hale, en la foto. BONNIE TRAFELET | CHICAGO TRIBUNE

William A White, un racista, tendrá que pasar un tiempo en la cárcel por incitar un hecho violento contra un miembro del jurado en el juicio federal contra Matthew Hale, un supremacista blanco, en 2004.

La sentencia contra White vino luego que fue encontrado culpable en 2011, según la procuraduría federal del Distrito Norte de Illinois.

De acuerdo con esa oficina, White ya purga una sentencia por amenazar a víctimas e intimar a un testigo en un caso federal, ocurrido en diciembre de 2009 en Roanoke,  Virginia.

El juez Lynn Adelman, quien fue asignado al caso, ordenó que White purgue dichas sentencias de manera consecutiva por lo que se anticipa que White salga libre a finales de abril luego de pasar este tiempo tras las rejas.

Adelman inicialmente retiró la acusación contra White en 2008, pero una corte federal de apelaciones restableció los cargos en 2010. White fue encontrado culpable por un jurado en 2011, pero el juez Adelman anuló el veredicto. El gobierno apeló nuevamente el caso y la convicción de White fue restablecida, lo que llevó a la sentencia de este miércoles.

En el caso de Hale, éste fue procesado, convicto y sentenciado a 40 años por solicitar a sus seguidores que asesinaran a la jueza federal Joan Lefkow.

Según la demanda federal contra White, tras la sentencia de Hale, líder de la organización supremacista blanca World Church of the Creator, White pidió a sus seguidores en el sitio Internet Overthow.com que se vengaran del jefe del jurado que envió a Hale a la cárcel.

Según la querella, en su mensaje White escribió: “Jurado gay antirracista, quien jugó un rol en encontrar culpable a Matt Hale. Vive con su amante afroamericano y un gato”, e incluyó información, los números de teléfono de la casa, celular y de la oficina del miembro del jurado.

El caso de White sigue al caso de Brian Moudry, otro racista, quien fue procesado por quemar una casa con niños una madrugada de 2007 porque la familia que vivía en ella era afroamericana.