Separan a detective de caso Pistorius por acusación intento de asesinato

Por en Mundo 02/21/13 10:10am
Hilton Botha, el detective que lideraba el caso contra el atleta sudafricano oscar Pistorius, fue removido del caso por enfrentar acusaciones de homicidio. MIKE HUTCHINGS | RETUERS

PRETORIA - El detective que dirigía la investigación en el caso de Oscar Pistorius fue separado del procedimiento, poco después de que se conociera la noticia de que enfrenta siete cargos de intento de asesinato por abrir fuego contra un minibús en el que viajaban siete personas.

La prensa reportó el jueves que Hilton Botha quedó fuera de la investigación sobre la acusación de asesinato contra el atleta citando al jefe de policía Riah Phiyega.

Botha deberá someterse a una investigación interna de la policía pero no ha sido separado de la fuerza, reportó la prensa.

El brigadier Neville Malila dijo que Hilton Botha, que subió al estrado contra Pistorius esta semana en la audiencia para definir si se le concede la libertad bajo fianza, deberá comparecer ante los tribunales en mayo.

En ese momento, Botha estaba persiguiendo a un hombre acusado de asesinar a una mujer, cortarla en pedazos y lanzar sus restos por el desagüe, dijo la prensa local.

“Botha y otros dos policías habrían tratado de detener un minibus con siete personas y realizaron disparos”, dijo Malila a Reuters antes de que la audiencia fuera suspendida hasta el viernes.

No estaba clara la razón por la que se volvieron a presentar los cargos contra Botha -un oficial con 24 años de servicio en la fuerza- o la manera en que este nuevo giro pueda afectar la audiencia de Pistorius o las posibilidades de que se le garantice una fianza.

Los cargos contra Botha fueron retirados provisoriamente pero restablecidos el 4 de febrero, 10 días antes del tiroteo que acabó con la vida de la modelo Reeva Steenkamp en un baño cerrado en la casa de Pistorius en Pretoria, dijeron autoridades judiciales.

“La decisión de restablecer los cargos fue tomada antes y (…) no tiene nada que ver con este juicio”, dijo a Reuters Medupe Simasiku, portavoz de la fiscalía.

El caso Pistorius ha conmocionado a Sudáfrica y a los millones de personas en todo el mundo que vieron los triunfos del atleta, un doble amputado que nació sin peroné en las dos piernas, como una historia inspiradora del triunfo sobre la adversidad.

El atleta es acusado de dispararle a su novia en la madrugada del día de San Valentín. La audiencia se reanudará el viernes por la mañana, cuando se espera una decisión sobre la fianza.

En una declaración jurada ofrecida el martes, Pistorius dijo que dormía con una pistola de 9 mm bajo la cama y que la tomó cuando se despertó en plena noche pensando que un intruso había escalado por la ventana del cuarto de baño.

El atleta de 26 años -el de más alto perfil en la historia de los Paralímpicos- describió después cómo disparó hacia la puerta cegado por el pánico, creyendo que el intruso estaba escondido en el baño.

Podrían pasar varios meses antes de que se llegue a un juicio. Si Pistorius es condenado por homicidio premeditado, afronta pasar el resto de su vida en la cárcel.

La revelación sobre Botha culminó unas difíciles 24 horas para la fiscalía de Sudáfrica.

El miércoles, Botha fue acusado de contaminar la escena del crimen en la casa de Pistorius y tuvo que volver atrás en detalles clave como la distancia de los testigos respecto a la casa.

El abogado defensor Barry Roux acusó al policía de equivocaciones y descuidos en su investigación inicial.

Presionado por el abogado defensor Barry Roux, también tuvo que admitir que la versión de los hechos de Pistorius -que disparó a través de la puerta del baño en un ataque de pánico pensando que había un intruso- era plausible.

La audiencia se reanudó el jueves con la fiscalía admitiendo que se acababan de enterar de la acusación contra Botha.

La defensa utilizó esa ventaja para abogar por la liberación de Pistorius y Roux dijo: “La mala calidad de las pruebas presentadas por el jefe de la investigación ponía en evidencia deficiencias desastrosas en el caso”.

El corredor de 26 años negó el asesinato y se presentó más sereno ante el tribunal después de romper a llorar en varias ocasiones en las jornadas anteriores.

Su tío, Arnold Pistorius, dijo que el atleta había vuelto a comer después de seis días de ayuno total y que había pasado gran parte del tiempo bajo custodia policial leyendo la Biblia.

El arresto de Pistorius sorprendió a los millones de personas que habían visto como el año pasado compitió en los Juegos Paralímpicos y Olímpicos, llegando en estos últimos a la semifinal de los 400 metros corriendo con prótesis de fibra de carbono.

Pero el impacto ha sido mayor en Sudáfrica, un país que adora el deporte, donde a Pistorius se le consideraba un héroe inusual, que ha trascendido las divisiones raciales 19 años después del fin del ‘apartheid’.