Ochoa: Larry Dominick ‘es una vergüenza’

Juan Ochoa (derecha), acompañado del congresista Luis Gutiérrez; el comisionado Jesús García, el concejal Ricardo Muñoz, entre otros simpatizantes. CHUCK BERMAN/CHICAGO TRIBUNE

 

Los votantes de Cicero tienen en sus manos decidir el futuro del poblado reeligiendo a su presidente Larry Dominick, o eligiendo a algunos de sus oponentes: Juan Ochoa, Ruperto De Loera, o Joseph Pontarelli.
En entrevista con el diario Hoy, Ochoa indicó que quiere ser el presidente del poblado porque tiene un plan para convertirlo en un pueblo ejemplar, con las mejores escuelas y la mejor gente al frente del gobierno.
Y agregó que la ubicación de Cicero -en medio de dos autopistas principales, acceso al ferrocarril, a “cinco” minutos de un aeropuerto internacional y al lado de una de las ciudades más importantes en el mundo- le da más ventaja que a cualquier otro suburbio para hacerlo florecer económicamente.
Ochoa, de 42 años, inmigrante, empresario y veterano de guerra, criticó a Dominick por las acusaciones de acoso sexual en su contra, las cuales han concluido al llegar a arreglos millonarios en las cortes y por los gastos “excesivos” de su administración.
Ochoa, quien se desempeñó como jefe de la agencia estatal que supervisa el complejo McCormick Place y el Navy Pier, y como presidente de la Cámara de Comercio Hispano Americana, indicó que con esa experiencia está capacitado para manejar el presupuesto de esa ciudad de la mejor manera.
El oponente a Dominick se quejó de que la población de Cicero de casi 84,000 personas en 2010 –86.6 por ciento de origen hispano-, no cuenta con una organización de empresarios en la mesa de decisiones, y también dijo que es vergonzoso que no se haga nada para impulsar la educación en las escuelas de Cicero, las cuales se encuentran entre las peores del estado.
Ochoa aseguró que la maquinaria política de Cicero controla los distritos escolares y se ocupa de proteger los intereses económicos de sus aliados y no de la educación pública; argumentó que “la incompetencia y falta de compromiso” ha llevado al poblado a perder entre $33 y $47 millones por no solicitar fondos federales para programas de tecnología a los cuales la mayoría de estudiantes serían elegibles.
También dijo que en términos de  infraestructura, no ha habido una inversión en más de cien años, y esa es la razón por la que se inunda el pueblo.
Ochoa acusó a Dominick de pagar millones de dólares en servicios de abogados, y dijo que sería mejor invertir ese dinero en servicios para personas de edad avanzada, familias y discapacitados.
“He manejado una entidad pública con un presupuesto más alto que el de Cicero, sé que no es necesario gastar millones en abogados, ni en un portavoz que gana cientos de miles de dólares” y agregó que es ridículo pagarle a un senador estatal (Martín Sandoval) $4,200 al mes para traducir comunicados para los medios en español.
También dijo que quienes sirven en los departamentos de Policía, Bomberos y en todo lo relacionado a educación deberían estar ocupando sus cargos porque son los mejores, y no por sus relaciones políticas.
Agregó que si escribiera una historia relatando la historia de nepotismo del poblado, donde el presidente tiene por lo menos a 20 personas de su familia trabajando para el municipio, muchos de ellos sin las calificaciones para el cargo, probablemente la gente pensaría que se trata de una historia de ficción.
Y agregó que a él nadie lo puede acusar de darle ni siquiera un trabajo de medio tiempo a nadie de su familia, ni de la familia de su esposa, a pesar, dice, de que ha tenido la oportunidad de hacerlo.
El veterano de guerra indicó que quiere atraer al poblado más industria para que ayude a disminuir los altos impuestos a la propiedad que son de 9.7 por ciento, y con ello contribuir a disminuir el alto número de embargos de viviendas.
Ochoa aseguró que no quiere que lo elijan por ser latino, sino porque es el indicado ya que tiene la habilidad, trayectoria y experiencia para ser el mejor alcalde. Argumentó que sus buenas relaciones con organizaciones sin fines de lucro, en los sectores privado y público; a nivel municipal, estatal, federal y en Latinoamérica, le facilitarían para convertir a Cicero en un suburbio económicamente poderoso.
Dijo que sería buen presidente porque más del 80 por ciento de la comunidad que vive en Cicero, es la comunidad por la que ha luchado por casi 20 años, “conozco sus necesidades, porque he vivido lo que ellos han vivido. Llegué indocumentado; he sido lavaplatos, jardinero, garrotero, todos trabajos dignos, vengo de una familia humilde y tengo un compromiso profundo con la comunidad”.
Ochoa se dice independiente, asegura que no será manipulado, que no tiene un padrino político y que sus intereses “van a ser los del pueblo”.
Ochoa, quien es apoyado por el representante federal Luis Gutiérrez, el comisionado del condado de Cook, Jesús García, y el concejal Ricardo Muñoz, mencionó que desde niño ha peleado por la justicia “en la escuela defendía a aquellos que no tenían habilidad para hacerlo; por eso fui a la Marina, por eso me siento honrado de poder representar a este país y defender la democracia”.
Y al concluir dijo que “Larry Dominick es una vergüenza” no sólo para el pueblo de Cicero, sino para toda la región, por las acusaciones de acoso sexual que ha arreglado con dinero y por el despilfarro de fondos públicos.

En

Chicago, Noticias

Temas en este artículo

Cicero, elecciones, Juan Ochoa, Larry Dominick

El autor

Leticia Espinosa es Community Producer Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.