Dan a la ‘maestra’ Gordillo una lección que no quería aprender

Elba Estér Gordillo, lidereza del sindicato de maestros en México. REFORMA

Superada la sorpresa por el arresto de la lideresa sindical Elba Esther Gordillo, el campo para las especulaciones quedó abierto.

De entrada, Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, salió al paso para aclarar dos cosas: Que el caso contra Gordillo está bien amarrado y que por ningún motivo tiene trasfondo político.

Sobre la maestra pesan acusaciones de malversación de fondos, así como una larga lista de escándalos, rodeados de impresionantes lujos, que llevaron al derrumbe de un imperio que, según la propia Gordillo, construyó con entrega, esfuerzo y dedicación.

“No es un atentado contra el sindicato”, dijo Murillo. Pero, ¿sí contra la dirigente del poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación?

Y no es que Gordillo sea una blanca paloma, pero…

Lo primero que trajo a la mente de muchos que llevan años viviendo, y en ocasiones, padeciendo la política mexicana, fue el arresto de Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’, ex dirigente del sindicato de trabajadores petroleros.

Tras ser acusado de corrupción, desfalco, abuso de poder, lo que se decía de ‘La Quina’ es que quería “partirle la madre” a sus enemigos.

Acusado de posesión de armas y enriquecimiento ilícito, los medios en México, mal acostumbrados por años a ser una especie de voceros del gobierno, enlistaban, por primera vez, el largo historial delictivo de ‘La Quina’. Todos menos uno, que aclaró que hasta el peor de los criminales tiene derecho a un juicio justo.

La maestra, la ‘amiga’ con la que nadie quería pelear, era de armas tomas y tuvo fuertes desencuentros con personajes de la talla de Emilio Chuayffet Chemor, actual secretario de Educación; así como con Josefina Vázquez Mota y Roberto Madrazo Pintado, ex candidatos presidenciales.

Ni Enrique Peña Nieto, presidente de México, se salvó de las diatribas de Gordiollo. La reforma educativa fue un tema que los enfrentó e incluso le advirtió: “Si Elba se va, hay otros que pueden dar la pelea y el SNTE no se cae”.

¿Fue entonces una venganza política? ‘La Quina’, el viejo ex líder sindicar, salió al paso y dijo que lo de Gordillo “no es un ‘quinazo’, sino un acto de justicia” y la acusó de traición.

Pero ‘La Quina’ sí enfiló baterías contra Carlos Romero Deschamps, actual líder de los petroleros y a quien acusa de convertir el sindicato “en un muladar de corrupción”.

Mientras se aclaran las cosas, su caso se desarrolla y esta mañana fue presentada ante el juez Alejandro Caballero y se habla de que a Gordillo podrían esperarle hasta tres décadas en prisión.


El autor

Octavio López es Breaking News Center Editor Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.