Niños marcharán a la casa de Obama contra las deportaciones

Por en Chicago 03/25/13 4:54pm
Un grupo de niños anunciaron el lunes su agenda pro inmigrante en la iglesia Lincoln United Methodist, de Pilsen. DIARIO HOY

Ana Muñoz se prepara para viajar a Washington D.C. a entregar en la Casa Blanca miles de cartas de niños que le piden al presidente Barack Obama que detenga las deportaciones.

Muñoz, de 16 años, dice que en su carta expresa sus sentimientos, lo triste y frustrada que se siente por las deportaciones que se realizan todos los días; ella explicó que es hija de padres originarios de León, Guanajuato, una de cinco hermanos, residentes en Chicago.

La jovencita forma parte de un grupo de niños y “dreamers” de la Campaña la Familia Unida de la organización Centro Sin Fronteras, quienes viajarán a Washington D.C. a principios de mayo.

En la iglesia Lincoln United Methodist, del barrio de Pilsen, al sur de Chicago, un grupo de niños anunció su propia agenda ante la falta de una propuesta de reforma migratoria y ante la falta de una moratoria a las deportaciones.

La mayoría de ellos han sido afectados por las leyes migratorias, como Ana Muñoz, quien contó que su padre se encuentra en proceso de deportación.

“Nos sentimos muy mal, cuando a mi papá se lo llevó Buró de Servicios de Inmigración y Aduanas (ICE) por una semana. No quiero que otros niños pasen por eso”, dijo Muñoz, “la mayoría de los padres vienen a trabajar fuerte para sostener a sus familias y pagar por los estudios de sus hijos. Obama tiene que escucharnos, y darnos la legalización y parar de deportar a nuestros padres”.

Pero antes, el Viernes Santo, los niños celebrarán un Vía Crucis frente a las oficinas de ICE, para pedir un alto a las deportaciones.

Ahí anunciarán una marcha frente a la casa del presidente Obama en Chicago, donde a su vez anunciarán una colecta de cartas a nivel internacional, que entregarán en la Casa Blanca. Posteriormente realizarán el recorrido rumbo a  Washington D.C., que iniciará en la frontera con México.

Saúl Arellano, de 14 años, hijo de la activista Elvira Arellano cruzará la frontera con las cartas colectadas en Centroamérica, Sudamérica y México, se dirigirá a California, donde se encontrará con un grupo de niños que también están colectando cartas y luego viajarán a Washington D.C.

Desde Tenosique, Tabasco, México, donde se encuentra Saúl con su madre, visitando el “Albergue Refugio para Personas Migrantes La 72”, el niño dijo al diario Hoy que luego de de vivir en México por casi seis años, después que su madre fue deportada, vive pensando en regresar a Estados Unidos, pero lo piensa con tristeza pues de hacerlo sería sin su madre, quien tiene prohibido reingresar a Estados Unidos.

Por ello, Saúl sigue en la lucha, e intenta que la propuesta de reforma migratoria que se redacta en el Senado, incluya una posibilidad de que padres deportados tengan una oportunidad de regresar.

“(Es importante) que los niños no dejen de luchar para estar junto a sus padres. El presidente Obama tiene que escuchar cómo han sufrido al igual que yo sufrí porque a mi mamá la deportaron. Yo los apoyo, estoy colectando cartas de más niños que viven con sus padres, quienes fueron deportados, para llevárselas al presidente (Obama)”, comentó Saúl.

En tanto, otro grupo de niños, de diversos grupos étnicos se preparan para manifestarse el martes 26 de marzo y pedir a los senadores federales de Illinois, Richard Durbin y Mark Kirk, que se apresuren a presentar una propuesta de reforma migratoria. Ellos esperaban que un grupo bipartidista de 8 senadores tuviera lista una propuesta antes de las vacaciones de primavera, pero no sucedió así, indicó la Coalición de Illinois Pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR).

En más de una ocasión, el presidente Obama ha señalado que no puede detener las deportaciones y que debe hacer cumplir las leyes, pero que al igual que a los inmigrantes le urge reformar el sistema migratorio.