Cinco de Mayo, una celebración latinoamericana

Por en Chicago 05/3/13 12:03pm
Desfile de CInco de Mayo en comunidad mexicoamericana de Chicago. Archivo/Diario HOY

Ya sea por orgullo patrio, identidad nacional, o por mera diversión, la realidad es que el Cinco de Mayo se celebra con tanto fervor en Estados Unidos como en Puebla.

De hecho, la colorida conmemoración de la Batalla de Puebla de 1862 se celebró primero en ciudades estadounidenses que en el interior de la República Mexicana, explicaron historiadores a diario Hoy.

La fecha incluso se festeja en la Casa Blanca y está a punto de desbancar, sino es que ya lo hizo, al Día de San Patricio, comentó Juan Mora-Torres, profesor de historia latinoamericana en la Universidad DePaul.

El Cinco de Mayo incluso ha tomado mayor relevancia en Estados Unidos que los festejos del Día de la Independencia mexicana. Para hablar del tema, el campus de la Universidad Nacional Autónoma de México en Chicago celebró el jueves el coloquio “Cinco de Mayo, interpretaciones y repercusiones”.

Mora-Torres, quien participó en el evento, mencionó que los mexicanos en Estados Unidos empezaron a festejar la derrota “del fuerte ante el débil” unas tres semanas después de concluida la batalla, tan pronto la noticia empezó a diseminarse por los estados del sur.

“Eran festejos de orgullo. Anualmente, las organizaciones patrióticas que habían mandado dinero al gobierno de Juárez y voluntarios a la lucha armada celebraban desfiles militares con uniformes mexicanos, porque después de tantas derrotas y humillaciones, finalmente hubo una victoria. Lo festejaban con discursos patrióticos, tardeadas, toreos, eran un buen día para ser mexicano”, mencionó Mora-Torres.

En tanto, por la inestabilidad y la guerra en México no había celebraciones, agregó el profesor, quien afirmó que desde entonces las generaciones lo siguen y seguirán celebrando, “y no sólo los mexicanos, es una celebración que reconoce la presencia latinoamericana en éste país. Muchos reconocen que la derrota de los franceses en México fue históricamente la derrota del colonialismo en Latinoamérica”, dijo Mora-Torres.

En ello coincide Rubén Ruiz Guerra, de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, quien también participó en el coloquio, y mencionó que la Batalla fue muy importante no sólo para detener el avance del imperialismo francés en México, sino en toda Latinoamérica.

Ruiz Guerra mencionó que en aquel tiempo se gestaba un consenso entre los países latinoamericanos de que “afectar a uno de los países significaba afectar a todos” y que el gobierno de (Benito) Juárez contaba con apoyos como el que recibió de Perú, que puso a su servicio todo su aparato diplomático y de espionaje en Europa.

Hay que recordar que en el primer momento de la invasión eran tres potencia europeas (Inglaterra, Francia y España) las que amenazaban con intereses propios cada una. Los españoles, por ejemplo, trataban de recuperar lo que tuvieron por tres siglos, mencionó Ruiz Guerra.

“La defensa de los mexicanos en Puebla y la victoria es algo que reivindica quiénes somos los latinoamericanos. Fue una lucha desigual de un ejército apenas en formación, con enormes carencias, tanto de financiamiento, armamento, equipo y entrenamiento militar, que luchó de igual a igual con el ejército de la potencia más poderosa. Eso reivindicó, revaloró a los mexicanos y a los latinoamericanos en el contexto internacional. Demostraron que no eran una raza de gente conformista, sino que estaban dispuestos a luchar y vencer”, comentó Ruiz Guerra.

Y ¿qué celebramos? “El orgullo de ser latinos, de tener una posición dentro del contexto internacional, de poder plantarnos frente al enemigo que sea y poder decir no somos fáciles, pusilánimes, no somos alguien a quien se puede despreciar por el hecho de ser distintos a otros. Es lo que celebramos. El poder decir que somos una raza con un lugar en el mundo y que tenemos un lugar que vamos a defender con todas nuestras fuerzas y posibilidades”, agregó Ruiz Guerra.

En el coloquio, Fernando Vizcaino, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM presentaría una visión muy diferente a la tradicional, la “visión de José Vasconcelos del Cinco de Mayo”; y mencionó que esa es, “más que nada, una invitación a la reflexión”.

“Vasconcelos es considerado el padre de la nación moderna, pero aun en México se les olvida que estuvo en contra de las independencias, de la separación de España y luego de la guerra contra Francia”, indicó Vizcaino.

Para Vasconcelos, Juárez y el general Ignacio Zaragoza fueron unos traicioneros, que servían a los intereses de Estados Unidos, su visión es más que nada una invitación a la reflexión.

“A más de un siglo, el Cinco de Mayo es un referente muy importante de los latinos en Estados Unidos que han utilizado el hecho para reafirmar su identidad en respuesta a la experiencia de la discriminación”, indicó Vizcaino.