Temen por salud de detenidos por ICE

De izq., a der., Yesenia Nájera y su madre Teodora Tolayo piden la liberación de Antonio Nájera o que les permitan entregarle su medicina. JAIME REYES | DIARIO HOY

Desde la izquierda, Yesenia Nájera y su madre Teodora Tolayo, quienes piden que ICE libere a Antonio Nájera o que les permitan entregarle su medicina. JAIME REYES | DIARIO HOY

CHICAGO – Teodora Tolayo y sus hijos temen por la salud de su esposo, quien sufre de diabetes, hipertensión y colesterol alto, y quien desde que fue detenido por inmigración el 1 de mayo no tiene sus medicamentos.

Su esposo, Antonio Nájera, fue detenido ese día por agentes de Inmigración cuando supuestamente estos buscaban a otra persona. Al menos eso indican su familia y el reverendo José Landaverde, pastor de la Misión Anglicana Nuestra Señora de Guadalupe, quien ayuda a familiares de 18 detenidos por el Buró de Vigilancia de Inmigración y Aduanas (ICE) el Día del Trabajo.

“Le exigimos al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que dejen en libertad a los detenidos que están enfermos, en especial a Antonio Nájera, o que tienen hijos enfermos”, señaló Landaverde en la misión del vecindario mexicoamericano de La Villita.

En esa situación se encuentran también Juan Soriano, quien padece de los riñones, y Raúl Tovar, quien tiene una hija con síndrome de Down, entre otros detenidos.

Nájera toma cinco pastillas al día y se inyecta, dijo Tolayo y pide la liberación de su esposo por razones humanitaria o que le permitan entregarle sus medicamentos.

Un portavoz de DHS no había respondido para comentar sobre la situación de los detenidos y si estos fueron detenidos como parte de una redada.

Landaverde se dijo molesto porque las detenciones se habrían realizaron el mismo día que se llevó a cabo una marcha en pro la reforma migratoria y contra las deportaciones.

“A la misma hora que el senador Richard Durbin estaba hablando en la plaza Federal, ICE detenía a la gente en el barrio de las Empacadoras. Hacemos un llamado al senador Durbin y al representante federal Luis Gutiérrez para que sienten a Ricardo Wong, director regional de ICE en Chicago, y le pidan explicaciones por las detenciones”, dijo Landaverde.

Landaverde considera inapropiado que en momentos en que se debate una propuesta de reforma migratoria en Washington D.C., las autoridades detengan y procesen a quienes van a ser beneficiados por dicha reforma.

Sin embargo, Durbin indicó que “tan pronto esta medida (la reforma) sea aprobada, le pediré al Presidente que detenga las deportaciones de gente que podría ser elegible (a la legalización), no antes”.

Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en 2011 se deportó a 396,906 inmigrantes, y en 2012 a 409,849 indocumentados.

Por otro lado, en el domicilio de los Nájera hasta el pajarito de la familia esta triste, dijo Yesenia Nájera, la hija del detenido.

“Es un periquito amarillo al que mi papá le hablaba y le contestaba. Ahora, el periquito no habla y ni quiere comer”, dijo Yesenia, quien recordó que el día que su padre fue detenido les pidió a los agentes de inmigración que le permitieran a su padre llevarse la medicamentos, pero estos contestaron que no podían permitirlo.

Por otro lado, un reporte sobre padres deportados encontró que del 1 de julio de 2010 al 31 de septiembre de 2012, ICE deportó a 204,810 padres de hijos ciudadanos estadounidenses y emitió a nivel nacional 90,576 órdenes finales de deportación de padres. En el área de Chicago, esa cifra alcanzó los 6,107 casos.

Dos estudios más encontraron que la mayoría de personas retenidas por inmigración no tenían antecedentes penales y que autoridades de Inmigración presionaron a sus agentes para aumentar sus cuotas de deportados.


El autor

Jaime Reyes es Reporter, Writer Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.