Sorprendido el barrio latino de Cleveland por triple secuestro

Por en EEUU 05/7/13 9:26am
Vista del exterior de la casa en Cleveland, Ohijo, donde Amanda Berry, Gina DeJesus y Michele Knight permanecieron cautivas durante una década. BILL PUGLIANO | GETTY

WASHINGTON – Los vecinos del barrio de Cleveland, Ohio, donde fueron halladas tres jóvenes desaparecidas, de mayoría hispana, no salen de su asombro tras haber convivido sin saberlo durante una década con las secuestradas.

Amanda Berry, desaparecida en 2003; Gina DeJesus, en 2004, y Michelle Knight, en 2002, fueron vistas por última vez en un área similar, a menos de 10 kilómetros de donde se encontraban recluidas, en una casa propiedad de Ariel Castro, de 52 años, un ex conductor de autobús escolar y músico.

En entrevista con la cadena local Fox 8 de Cleveland, Julio Castro, tío de Ariel, se mostró sorprendido de que la Policía esté registrando la casa de su familiar y reveló que DeJesus era amiga de la familia.

“Gina es amiga de la familia, han sido amigos nuestros, ellos han crecido juntos”, indicó Castro.

Al igual que otros vecinos preguntados por medios locales, Julio Castro aseguró que el propietario de la casa era una persona afable que tenía buena relación con los vecinos de la Avenida Seymour donde vivía y que no levantó sospechas.

Por el momento, la policía ha informado que ha arrestado a tres hermanos en conexión con las tres jóvenes desaparecidas, y aunque no ha confirmado las identidades los vecinos ya dan por hecho que se trata de Ariel y dos de sus hermanos.

Las desapariciones de Amanda Berry, que fue rescatada junto con una niña de 6 años, y Gina DeJesus eran bien conocidas por los vecinos de Cleveland por la gran campaña mediática que habían organizado sus familias para pedir información sobre ellas.

La madre de Berry falleció en 2006 y, según la cadena local WEWS, nunca perdió la esperanza de que su hija estuviera viva tras desaparecer el 21 de abril de 2003 cuando regresaba de su trabajo en un Burger King de Cleveland.

Gina DeJesus desapareció en la misma zona en agosto de 2004 cuando regresaba de la escuela. Sus padres pidieron reiteradamente su liberación y organizaban una vigilia anual en el aniversario de su desaparición.

Michelle Knight, la que más tiempo habría pasado recluida en la casa de Ariel Castro, es de la que se conocen menos detalles, ya que ni siquiera el FBI la tenía en sus archivos de personas desaparecidas.

Según el diario Plain Dealer de Cleveland, la policía y los servicios sociales consideraron que Michelle había huido de casa, ya que había perdido la custodia de un hijo.

Su madre Bárbara, siempre consideró que su hija, que desapareció con 18 años y ahora tiene 30, no podía haber desaparecido sin dejar rastro por voluntad propia.