Aprueban resolución que cataloga de subordinada relación EEUU- Puerto Rico

Por en EEUU 06/17/13 7:27pm
Un hombre detiene una bandera de Puerto Rico durante un mitin en San Juan, Puerto Rico, en 1998. GETTY

NACIONES UNIDAS – El Comité de Descolonización de la ONU aprobó hoy por consenso una resolución en la que por primera vez califica de “subordinación” la relación política entre Estados Unidos y Puerto Rico y pide la excarcelación de Oscar López Rivera, por razones humanitarias, y de Norberto González Claudio.

La audiencia en la sede de la Naciones Unidas, que evalúa el caso político puertorriqueño, contó con una amplia representación de diversos sectores del país, y, por primera vez, con Pedro Pierluisi, representante de Puerto Rico en el Congreso de EEUU y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), que busca convertir a la isla en un nuevo estado de EEUU.

La resolución, presentada como cada año por Cuba, y con el apoyo de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, hace referencia a la consulta de noviembre pasado de 2012 en la que el pueblo “se expresó mayoritariamente” en contra de “su actual condición de subordinación política”.

En aquella ocasión, el 54 % de los puertorriqueños dijo “no” al Estado Libre Asociado, estatus que permite un alto grado de autonomía pero que reserva a Washington áreas como defensa, relaciones exteriores o fronteras.

Sin embargo, para Pierluisi, los resultados de esa consulta demuestran que, entre las tres opciones planteadas en una segunda pregunta como alternativas al estatus actual, el 61% apoya la anexión de la isla a EEUU.

Por contra, el 33.3 % optó por el Estado Libre Asociado Soberano, entendido como una relación entre iguales, y el 5,5 % votó por la independencia.

En esa elección muchos electores depositaron en blanco su papeleta por petición de la junta de gobierno del Partido Popular Democrático (PPD), ahora en el poder, lo que reduce el número de boricuas que votó a favor de la anexión.

Pierluisi recordó que presentó hace varias semanas un proyecto de ley para que el Congreso admita a la isla como estado y advirtió que si la Legislatura de EE.UU no responde a ese llamado y “no atiende debidamente el proyecto” regresará para pedir a las “Naciones Unidas que intervenga formalmente en este asunto”.

El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) coincidió con el PNP en que, en la votación de noviembre, los puertorriqueños rechazaron la continuación de la actual condición territorial de la isla.

“En las condiciones de dependencia y subordinación política prevalecientes en Puerto Rico un rechazo tan incuestionable al colonialismo tiene un valor y una trascendencia especial”, dijo Juan Dalmau, presidente del PIP.

Dalmau criticó que el presidente estadounidense, Barack Obama, pretenda “ignorar el mandato” del pueblo boricua de “poner fin al ‘coloniaje'”.

Por su parte, el representante Luis Vega Ramos, electo por el PPD, aseguró al Comité que la pasada consulta “se diseñó a espaldas de grandes sectores” de la sociedad, incluyendo a su partido.

Dijo que comparecía a nombre de los puertorriqueños que rechazan la anexión de la isla “para denunciar la tergiversación” de los resultados y pedir a la ONU que “emplace a EE.UU. a que encauce un proceso de autodeterminación”.

La resolución aprobada recuerda que el próximo 25 de julio se cumplen 115 años de la intervención de EEUU en la isla y observa “con preocupación” que, pese a diversas iniciativas, aún no se ha logrado poner en marcha un proceso de descolonización para Puerto Rico.

En ese sentido, destaca la “urgente necesidad” de que EE.UU. propicie las condiciones necesarias para la plena aplicación de la resolución 1514 (XV) de la ONU de 1960 (que proclamó la necesidad de acabar rápida e incondicionalmente con el colonialismo en todas sus formas y manifestaciones) y las resoluciones y decisiones del Comité de Descolonización relativas a Puerto Rico.

También toma nota del consenso en la isla para que se ponga en libertad a Oscar López Rivera, considerado un prisionero político por sectores independentistas, que ha cumplido 32 años de cárcel, luego de que EE.UU. lo acusara de sedición y le identificara como uno de los líderes de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional que luchaba por la independencia de su país.

La liberación de López Rivera fue reclamada por la mayoría de los grupos que acudieron ante el Comité de la ONU, así como por su hija Clarisa.

También se reclamó la liberación del puertorriqueño Norberto González Claudio, sentenciado el pasado noviembre a cinco años de cárcel por su vinculo con el grupo clandestino Macheteros y su participación en un robo de siete millones de dólares a un camión de transporte de valores.

La resolución reafirmó una vez más el “derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a su libre determinación e independencia” y reitera que Puerto Rico es “una nación latinoamericana y caribeña con su propia e inconfundible identidad”.