Senado aprueba plan de reforma migratoria para Estados Unidos

Por en EEUU 06/27/13 3:47pm
El plan de reforma migratora aprobado este jueves por el Senado beneficiaría a 11 millones de indocumentados que viven actualmente en EEUU.

WASHINGTON – En materia de política, esta semana ha sido significativa para la comunidad inmigrante de Estados Unidos en varios frentes.

Este jueves, el Senado aprobó la propuesta de ley S. 744, mejor conocida como el plan de reforma migratoria. El avance de la medida se dio con un fuerte voto bipartidista (68-32), con 14 republicanos que se unieron a sus colegas demócratas.

Los patrocinadores de la medida esperaban que se diera con un voto final de 70 sufragios a favor, lo cual, según reporta el diario Chicago Tribune, hubiese dado un fuerte impuso a la medida que se dirige ahora a la Cámara de Representantes.

En esa instancia legislativa, según pronostican varios analistas, el futuro de la enmienda es incierto. A pesar de que varios republicanos apoyaron la medida luego de una enmienda que añade $46,000 a la seguridad fronteriza, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-Oh), señaló que no tiene planes inmediatos de considerar la propuesta.

En días recientes, los republicanos han insistido en oponerse a otorgar una vía a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados se estima viven actualmente en el país.

Un análisis del diario The Washington Post pronosticaba hace dos días que la medida sería aprobada sin problemas en el Senado, pero que de poco o nada serviría dado el hecho de que en la Cámara Baja había poco interés al respecto.

“Por qué una minoría de la minoría en el Senado debería influir a una mayoría de la mayoría en la Cámara Baja”, se preguntó el representante federal Tom Cole (R-Ok.).

El legislador destacaba como argumento que la mayoría de los senadores no enfrentan elecciones el próximo año, situación totalmente distinta entre los representantes, donde todos van a contiendas.

Pero el voto de este jueves fue importante y mucho. Tanto así que el voto fue presidido por Joe Biden, vicepresidente de EEUU, y Harry Reid (D-Nev.), presidente del Senado, pidió de manera inusual a sus colegas que al momento de la votación todos estuvieran en sus respectivos escritorios y se levantaran al votar.

La votación no estuvo ajena al temor. Temprano el jueves, Charles Schumer (D-NY) y John McCain (R-Ariz.), dos de los patrocinadores de la medida y miembros del “Grupo de los Ocho”, pensaban que no tendrían el apoyo suficiente para aprobarla.

“Este es uno de los temas más divisivos en uno de los congresos más divididos”, señaló Schumer, quien después resaltó el esfuerzo hecho por los republicanos.

En tono de broma, McCain se dijo confiado de que la medida se aprobaría “porque estaba seguro de que algún día saldría de la cárcel”.

El voto de este jueves en el senado se une al del miércoles en la Corte Suprema de la nación, que  desestimó parte de una ley federal que restringe la definición de matrimonio sólo para parejas del mismo sexo en una victoria importantísima para los defensores del movimiento gay.

La ley abre la puerta para que aquellas parejas binacionales del mismo sexo puedan solicitar beneficios migratorios para los cónyuges indocumentados.

Enmendar y actualizar el sistema migratorio de Estados Unidos se convirtió, según publica The New York Times, en una prioridad para muchos republicanos tras las elecciones presidenciales del año pasado, cuando el voto latino dio la espalda de forma contundente a Mitt Romney, candidato presidencial republicano.

No obstante, quienes se oponen a la reforma intentaron sus últimos esfuerzos para descarrilar la medida en el Senado, bajo el argumento de que representa una amnistía sin medidas reales para reforzar la seguridad y aplicar las leyes vigentes.

En la Cámara Baja, Boehner insistió en que tendrían sus propia versión de reforma migratoria y que esa instancia legislativa “no va a votar en lo que sea que el Senado haya aprobado”.

Enmendar y actualizar el sistema migratorio de Estados Unidos se convirtió, según publica The New York Times, en una prioridad para muchos republicanos tras las elecciones presidenciales del año pasado, cuando el voto latino dio la espalda de forma contundente a Mitt Romney, candidato presidencial republicano.

No obstante, quienes se oponen a la reforma intentaron sus últimos esfuerzos para descarrilar la medida en el Senado, bajo el argumento de que representa una amnistía sin medidas reales para reforzar la seguridad y aplicar las leyes vigentes.

En la Cámara Baja, Boehner insistió en que tendrían sus propia versión de reforma migratoria y que esa instancia legislativa “no va a votar en lo que sea que el Senado haya aprobado”.