Al-Jazeera America aspira a revolucionar el periodismo televisivo

Por en Cultura 08/18/13 1:31pm
Un camarógrafo toma video en los estudios de Al Jazeera America, que arranca operaciones este 20 de agosto. STAN HONDA | AFP | GETTY

Por Rob Lever

WASHINGTON – Gracias al abundante dinero de que dispone, a una ambiciosa agenda y a un abanico de reporteros famosos, el grupo catarí Al-Jazeera lanzará el martes su nueva cadena de información en Estados Unidos, con la promesa de revolucionar el periodismo televisivo en ese país y de superar ciertas reticencias del público local.

Al-Jazeera America será recibida, en un primer momento, por 40 millones de hogares de todo el país, pero planea extenderse y mezclarse en la competencia feroz que se libran actualmente los tres grandes canales de información continua: CNN, MSNBC y Fox News.

La pantalla de la cadena ofrecerá cada día 14 horas de directo, así como documentales y programas de debate y boletines de noticias todas las horas en punto.

Sin embargo, Al Jazeera America aspira a hacer de los reportajes en profundidad y de larga duración -un formato al que los grandes grupos televisivos prestan escasa atención- el punto fuerte de su programación.

“Sabemos que los estadounidenses quieren recibir una cobertura en profundidad de los temas de actualidad que les interesan. Quieren más reportajes imparciales y menos tomas de partido, exactamente lo que hace Al-Jazeera”, dice Ehab Al Shihabi, director general interino de Al-Jazeera America.

Hay expertos que señalan, sin embargo, que el grupo dirigido por la familia real de Catar debe prepararse a librar una difícil batalla para conquistar partes de audiencia en un país como Estados Unidos que tiene una relación tan compleja con Medio Oriente. La cadena se hizo conocida por haber difundido en el pasado mensajes de Al-Qaida o de Osama bin Laden.

Algunos conservadores estiman que el grupo es aún hoy antioccidental. “Al-Jazeera ya jugó un papel en la radicalización de musulmanes en el extranjero con el propósito de que los estadounidenses sean tomados como blanco por el terrorismo”, remarcó Cliff Kincaid, director del lobby Accuracy in Media.

Ehab Al Shihabi quiere creer que una vez que puedan observar realmente la programación de su canal los estadounidenses pierdan esos prejuicios. “Estamos invirtiendo grandes sumas de dinero en publicidad y en estrategia de marca. (…) Estoy seguro que en poco tiempo Al-Jazeera va a ser popular”.

Grandes nombres de la televisión

Para intentar asegurar su éxito, el nuevo canal no dudó en hacerse con los servicios de varias personalidades del periodismo televisivo estadounidense, como Soledad O’Brien y Ali Velshi, de CNN, o Sheila MacVicar, que perteneciera a ABC y CNN.

En total, fueron contratadas unas 850 personas para trabajar en 12 oficinas repartidas en todo el país, y 70 en el mundo.

El lanzamiento de Al-Jazeera America se enmarca en la compra del canal de cable Current TV, co-fundado en 2005 por el exvicepresidente Al Gore.

David Shuster, uno de los periodistas contratados por la nueva cadena y que revistara anteriormente en MSNBC, aprecia la “enorme oportunidad” que se le abre en función de los muy fuertes recursos con que cuenta Al-Jazeera, un grupo que en su opinión se está convirtiendo en el mayor del mundo en su sector.

La presidenta de Al-Jazeera America, Kate O’Brian, prometió que su canal “evitará recurrir a comentarios de expertos y a tratar las últimas excentricidades de los famosos”, para concentrarse en cambio en “todo aquello que merece ser cubierto”.

Al-Jazeera sólo contará con un máximo de seis minutos de publicidad por hora, comparados a los 15 de la mayoría de los demás canales.

El cuartel general de Al-Jazeera America estará ubicado en Nueva York, en las cercanías de Penn Station. En Washington, Al-Jazeera recuperará los estudios que tiempo atrás fueran ocupados por ABC en el “Newseum”, a muy poca distancia de la Casa Blanca y el Congreso.

Joie Chen, ex periodista de CNN y CBS, otro gran nombre recuperado por Al-Jazeera, dice que lo que la llevó al nuevo canal fue “la calidad del trabajo realizado. Queremos relatar aquellas historias que no cuentan con suficiente cobertura y hablarles a las comunidades” más olvidadas.

El ex presentador de NBC John Seigenthaler percibe a su vez a Al-Jazeera como un canal que brinda “un poco más de fondo, un poco más de perspectiva, un poco más de contexto, es decir aquello que uno busca en el periodismo”.