Padre condenado por golpear fatalmente a su hijo

Por en Chicago 06/10/11 8:33pm
Gustavo Torres-Medel.

Gustavo Torres-Medel fue declarado culpable hoy del asesinato de su bebé de tres meses de edad a quien golpeó “brutal y repetidamente” cuando el niño se negó a tomar una botella y siguió llorando, el 27 de abril del 2009 .
Torres-Medel, de 27 años, residente de la cuadra 200 de Brown St., en West Chicago, enfrenta hasta 100 años de prisión, la juez de DuPage, Kathryn Creswell, condenó al acusado y lo sentenciara en próximo mes de julio.

Testimonios en el juicio indicaron que Torres-Medel – se encargaba del niño, Gustavo Jr., mientras la madre del niño estaba trabajando en una tienda local de comestibles; el padre se enfureció y frustrado con el niño lo tiró en un asiento de seguridad y posiblemente, en contra de una pared.

Durante la apertura del juicio, la madre del bebé, Perla Salgado dijo que Torres-Medel la llamó y le dijo que fuera a casa porque había sucedido algo trágico.

Salgado declaró que su hijo menor estaba sano y dormía cuando ella se fue a trabajar en la mañana del 27 de abril del 2009, informó el Daily Herald.

Sin embargo, horas más tarde, recibió la llamada.

“Él me dijo que viniera a casa porque había sucedido algo trágico”, dijo Salgado a través de un intérprete.

Salgado, que trabaja en una tienda de West Chicago, dijo que corrió a casa donde encontró a Torres-Medel en su habitación con Gustavo Jr. Dijo que el cuerpo del bebé estaba en un asiento de bebé cubierto con una manta.

Salgado dijo que Torres-Medel se negó reiteradamente a decirle lo que ocurrió, incluso después de que ella comenzó a gritarle.

“Me dijo que iba a hacerse responsable de cualquier cargo”, indicó la mujer

Cuando Torres-Medel dejó el apartamento, Salgado llamó al gerente de la tienda, que vino junto con varios compañeros de trabajo. El gerente llamó al 911 mientras que otros trataron de administrar primeros auxilios al bebé.

Torres-Medel regresó poco después. Pero antes de regresar a casa, Torres-Medel fue a ver Alfredo Escobar, quien creció en la misma ciudad de México que Torres-Medel, y a quien le pidió que notificar a su familia que iba a ir a la cárcel.

Después de varias veces que le preguntó qué había pasado, Torres-Medel finalmente le dijo a Escobar que su hijo estaba muerto y que lo había golpeado. Escobar recordó las palabras de Torres-Medel: “lo que he hecho no tiene perdón”.

Los investigadores dijeron que Torres-Medel admitió que tenía una resaca y que se “desesperó” cuando Gustavo Jr. rechazó su botella y seguía llorando. Torres-Medel confesó que golpeó en repetidas ocasiones el niño, le apretó el torso, lo sacudió y lo arrojó a su asiento de bebé.

El asistente a la fiscalía Roman Mockaitis, dijo que el niño estaba herido de pies a cabeza, y tenía siete costillas rotas y lesiones traumáticas contundentes en la cabeza. “No puede haber una explicación inocente”, dijo.

“Este fue un bebé sano de 15 semanas de edad que fue brutalmente y repetidamente golpeado por su padre “, dijo Creswell.

Creswell dijo que no creía la afirmación del acusado de que las lesiones se produjeron durante los intentos de reanimación por parte de paramédicos.