Latinos gays e indocumentados enfrentan doble presión

Por en Chicago 07/5/11 3:51pm
Tania Unzueta (Foto: Mario Garcia-Baeza/RedEye)

Por Yana Kunichoff

En un esfuerzo por recuperar y unir su origen como inmigrantes y su identidad diferente (queer), un grupo de siete jóvenes “salió a la luz” la semana pasada durante un evento en Pilsen, patrocinado por Orgullo Latino Unido (ULP) y la Asociación de Hombres Latinos de Acción (ALMA).

En Pilsen, un barrio donde los predicadores suelen hacer declaraciones homofóbicas frente a la estación Radio Arte, 1401 W. 18th St., que auspicia el programa “Homofrecuencia” de la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual, o Transexual (LGBT); hay una tensión entre las fuerzas conservadoras de la comunidad y una joven generación abrazando su identidad LGBT.

“A menudo tenemos que elegir qué partes de nuestra vida queremos sacar a la luz”, dijo Tania, una de las oradoras, organizadora de LGBT y de la Liga de la Justicia para Jóvenes Inmigrantes (IYJL).

“Muchos de nosotros [en IYJL] no hemos hablado de ser diferentes (queer), como lo hacemos por ser indocumentados”, pero hay “una clara relación entre ser capaz de decir sin vergüenza que somos diferentes (queer) y que somos indocumentados”, indicó Tania.

Y agregó: “hay muchas similitudes por ser indocumentados y ser diferentes (queer)”, y citó la presión de “salir a la luz” ante la familia, la comunidad o amigos.

“He tenido que comprometer mi identidad ante el temor de que las personas que apoyan los derechos de los inmigrantes no me apoyen, si saben que soy diferente (queer)”, dijo Lulu, otra lesbiana, latina indocumentada, durante su discurso en el evento.

De acuerdo con Jessica Carrillo, organizadora y fundadora de la Semana de Orgullo Latino Unido, (la semana) es para combatir problemas como éste, por los que inició la organización. Queremos “educar a los latinos que son LGBT y a los latinos no son LGBTQ, que serlo no te hace menos que a otro”, dijo.

Es por eso que muchos de los eventos de la Semana del Orgullo Latino Unido se llevaron a cabo en Pilsen, dijo Carrillo: “por el historial, se trata de un punto donde se establece la cultura inmigrante, era muy importante asegurar que se realizaran eventos dentro de la comunidad donde estamos… con demasiada frecuencia las personas se apartan de su barrio para formar parte de la comunidad gay … o se sienten como si tuvieran que elegir la identidad latina. Estamos aquí para apoyarlos”.