Mexicano condenado a muerte será ejecutado el jueves en Texas

Por en EEUU 07/6/11 10:07am
Humberto Leal García.

La administración del presidente Barack Obama reiteró ayer el riesgo que corre Estados Unidos al incumplir con sus obligaciones internacionales en el caso del ciudadano mexicano Humberto Leal, quien será ejecutado el próximo el 7 de julio en Texas.

Leal, de 38 años y originario de Monterrey, Nuevo León, fue condenado a la pena capital por una corte de Texas, en mayo de 1994 por la violación y muerte de una adolescente de 16 años, informó el diario mexicano El Universal.

“Este es un asunto de reciprocidad para Estados Unidos y por ello nos preocupa”, aseguró Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado de EEUU, en alusión al impacto negativo que tendrá éste caso en la suerte de aquellos ciudadanos estadounidenses que sean detenidos y juzgados bajo las mismas circunstancias que llevaron a Humberto Leal ante un tribunal que le sentenció a la pena de muerte.

En el momento de ser detenido, Leal no fue informado de que podía establecer contacto con el Consulado mexicano. Sus abogados aseguran que la Policía violó un tratado internacional al no informar a Leal que podía recibir ayuda consular, según el artículo 36 de la Convención de Viena sobre relaciones consulares.

Por otra parte, El Universal agrega que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión realizará este miércoles un último esfuerzo “urgente” para salvar la vida de Leal.

El presidente de la comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, Luis Alberto Villarreal (PAN), impulsa un punto de acuerdo ante la permanente, “de urgente y obvia resolución” para sumarse a las voces internacionales -entre ellas de la ONU- que han pedido suspender la ejecución del mexicano y se realice un nuevo juicio en apego al derecho internacional.

El senador panista recuerda en su exposición de motivos que Leal “fue condenado por violación y asesinato en el Estado de Texas en el año de 1994 y cuya fecha de ejecución está programada para el próximo 7 de julio de 2011″.

“En enero de 2003, México presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una demanda contra Estados Unidos en la que argumentó la violación de los derechos de 51 ciudadanos detenidos, procesados y sentenciados a muerte, sin que se respetara su derecho a ser auxiliados por las autoridades de su país.

“La CIJ analizó la demanda y dictaminó en marzo de 2004 ordenar a Estados Unidos la suspensión de las penas de muerte y la revisión de 51 casos, luego de certificar que sus derechos como extranjeros habían sido violados. El 5 de agosto de 2008 fue ejecutado, también en Texas, José Ernesto Medellín Rojas, quien estaba incluido en esa lista”, señala el documento.