Los Lakers reaccionan de forma contundente al despido de Mike Brown

Kobe pasa el balón ante Save Marte de Golden State | EFE

Liberados de las ataduras de un sistema ofensivo en el que nunca acabaron de sentirse cómodos, Los Ángeles Lakers reaccionaron al despido del técnico Mike Brown y derrotaron a los Golden State Warriors (101-77) con una imagen más sólida y entonada, a la que contribuyó la aportación del banquillo.

Kobe Bryant fue el mejor del choque con 27 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias, seguido por Pau Gasol con 14 tantos y 16 rebotes. Por su rival, que acusó la baja del pívot Andrew Bogut, destacó Stephen Curry, con 18 puntos.

El banquillo local aportó 37 puntos.

Más sueltos que de costumbre y con una mayor intensidad defensiva, los Lakers, entrenados por el hasta hoy técnico asistente Bernie Bickerstaff, se mostraron de inicio concentrados y con seguridad en su juego, con un Bryant decidido a liderar a los suyos en ataque y suministrar e balones asiduamente a Gasol y Howard en el poste bajo.

Sin embargo, su falta de acierto en el tiro -empezaron con 3/3 y siguieron con un pésimo 4/18- permitió a los de la bahía de San Francisco liderar el marcador gracias a los puntos de Curry y Klay Thompson, al menos hasta que un par de triples del reserva Darius Morris dieron un vuelco a la situación.

Jordan Hill, también saliendo desde el banquillo, ayudó a mantener la energía e intensidad (33-26) a pesar de la mala noche de su equipo desde la línea de tres (3/12, al ecuador del segundo periodo), al mismo tiempo que Bryant y Gasol volvían a asumir protagonismo para dejar a los de púrpura y oro al frente al descanso (47-38).

La nota positiva para los locales: perdieron el balón solo en siete ocasiones en los primeros 24 minutos y mantuvieron a su rival en un porcentaje de tiro del 22 por ciento en el segundo cuarto.

Los Warriors, con un Curry abrumador, apretaron tras regresar de los vestuarios y consiguieron un parcial a su favor de 0-7 (47-45), mientras que los Lakers amenazaban con derrumbarse.

No ayudaban el 0/10 en tiros de Metta World Peace ni la raquítica aportación ofensiva de Howard -de nuevo con problemas de faltas-, pero las acciones de Bryant parecían suficientes.

En medio de ese desaguisado surgió un grito al unísono en el Staples Center: “We want Phil!”, exclamaba el público, en alusión a Phil Jackson. Esa situación pareció devolver a la vida a los locales, que consiguieron un parcial de 10-0 para volver a dispararse en el marcador (64-50).

Finalmente Peace anotó su primera canasta -un triple celebrado tirando besos a los espectadores- y los de Bickerstaff ya no volvieron a temer por el partido, manteniendo un ritmo alto de juego incluso con los secundarios en pista y disfrutando de rentas que rondaron los 25 puntos (89-63).

Los espectadores respiraban aliviados. Y con más energía arreciaba el clamor: “We Want Phil!”. ¿Les será concedido su deseo?


El autor

Agencia EFE es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.